El PRI no vivía de la corrupción, sino de la coperacha del pueblo y sus instituciones

CdMx. – El PRI no ha vivido de la corrupción como lo indican los corruptos del momento, sino de las cooperaciones del pueblo que han usado a las instituciones para aportar y hacer llegar al partidazo sus millonarias tajadas, las que a la fecha se encuentran tan diezmadas que simplemente ya no son ni la propia que se tenía en los años de bonanza, en que los candidatos más chicos y los tiernos alcanzaban a darse vida a cuerpo de rey gracias a esas migajas que ahora son los asientitos de los años de grandeza del partido, que se lava la cara al señalar que lo recibido por Peña en su campaña es una aportación del pueblo en beneficio de su pueblo y lo que se dice que se ha sacado de las arcas nacionales o estatales, e incluso municipales son apoyos de la sociedad para que siguieran al frente del poder.

Con eso de que se quiere disimular la corrupción con supuestas aportaciones millonarias de algunos actores políticos, se ha pensado porque lo del PRI no entra en esta categoría, cosa que han seguido además los del PAN, que sumaron millonarias derramas de las vidas de miles de personas y las fuertes operaciones con la juanita, eso sin contar las acciones negociadas del Perderé que hacía bulla y luego con unos pesos dejaba paso libre a cambio de mantenerlos además en el pandero del sentir nacional, todo como parte no solo del folclore nacional, sino del supuesto equilibrio político impulsado por Reyes Heroles.

De acuerdo a estas nuevas versiones cínicas, se deja ver el seguimiento a los pasos de Pillo López, quien se dijo recogía las aportaciones de la gene para sostener al movimiento, cosa que es sumamente burda, como el hecho de que también Leona Vicario aportó al movimiento independentista y claro que lo hizo, pero era su dinero y no el producto de la venta anticipada de espacios en el poder como ahora se ven y con dinero de gentes extrañas, de las que se ha señalado que se desconoce si son decentes, o andan a salto de mata.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*